Información y reservas
Tel. (0034) 91 521 79 28
L – S: 09:30 – 20:00

Te proponemos un viaje a tu medida
Todo para su viaje a Brasil

Área de conservación del Pantanal

Inscrito en la Lista de Patrimonios de la Humanidad en el año 2000. El área total es de 230 mil kms2, abarcando 12 municipios de los Estados de Mato Grosso y Mato Grosso do Sul. Al Norte, están las sierras dos Paracis, Azul y do Roncador. Al este, la Sierra de Maracaju. Al Sur, la Sierra da Bodoquena. Y, al Oeste, los pantanos paraguayo y boliviano.

El Pantanal constituye el mayor sistema inundable continuo de agua dulce del mundo y uno de los más productivos ecosistemas de vida silvestre del planeta. Esa mezcla de flora y fauna, unida a los medios acuáticos, es la que produce la fantástica riqueza de especie y procesos biológicos y ecológicos por toda su extensión.

Puede ser considerado, por lo tanto, un gran delta interno, donde se acumulan las aguas del Alto Paraguay y las de un gran número de ríos que bajan del Planalto. A través del río Paraguay, el Pantanal está íntimamente ligado a la gran cuenca del río Paraná-río de la Plata. No obstante, existen al norte del Pantanal conexiones acuáticas difusas con afluentes amazónicos, en especial con el río Guaporé.

El drenaje de este delta interno por el medio Paraguay, por medio de la estrecha y lisa barra del Cierre de los Morros do Sul, se hace con mucha dificultad. Sin embargo, enormes cantidades de agua estancada detrás de esta presa hacen del Pantanal un laberinto imprevisible de aguas paradas y corrientes, temporales o permanentes, denominadas con una gran cantidad de términos específicos por el hombrepantaneiro. En las leyendas indígenas y en los primeros mapas, el Pantanal es recordado como un gran lago poblado de islas, el "mar dos Xaraiés", ya que por equivoco los primeros viajeros españoles, creyeron ver en la inmensa llanura una laguna en la cual nacía el Río Paraguay, el Pantanal sólo fue entendido como un área de campos de inundación de un mismo río, a mediados del siglo XVIII. En las últimas décadas, el bioma del Pantanal fue protegido por la distancia que los separa de los grandes centros consumidores y por la falta de infraestructura de energía y transporte, que postergaron su explotación económica más intensiva. Esta situación explica su exuberancia en la flora y fauna. Como punto de encuentro de biomas muy diversos: el de Amazonia, del Cerrado, del Chaco y de la Mata Atlántica; el Pantanal puede reunir, desde plantas acuáticas amazónicas, como la vitória-régia, hasta los espineros y mandacarús típicos del semiárido.

En los años muy lluviosos, el río Paraguay se expande en una franja de hasta 20 km de ancho, invadiendo los grandes lagos de la frontera boliviana y la isla de Caracará, regenerando temporalmente el "mar dos Xaraiés". El río Paraguay y los otros ríos del Pantanal presentan poco declive, del orden de 20-30 cm por km, lo que hace que las aguas que se acumulan en los períodos de lluvias intensas desagüen con mucha lentitud. En consecuencia, las inundaciones, que son máximas al norte en los meses de marzo y abril, llegan al sur del Pantanal sólo en julio y agosto. Mientras tanto, inmensas cantidades de agua, probablemente centenares de kms cúbicos por año, se pierden por evaporación directa a la atmósfera. El Pantanal puede ser, con justicia, considerado la mayor "ventana" de evaporación de agua dulce del mundo.

Toda la vida y economía del Pantanal están ligadas a este sistema de inundaciones. La región es una interesante paradoja acuática en un área de clima continental semiárido o incluso árido. Sin la abundante y superficial capa freática y los aluviones dejados por las inundaciones, la vegetación terrestre sería parecida a la del cerrado o la del Chaco boliviano. Igualmente, la rica fauna de aves y mamíferos depende, en su gran mayoría, de la alimentación acuática. El Pantanal puede verse, entonces, como una grande y dinámica interfaz entre el mundo acuático y terrestre.

La vegetación acuática es fundamental para la vida pantanera. Las plantas flotantes son los principales productores primarios en las aguas del Pantanal. Inmensas extensiones son cubiertas por "batume", que son plantas flotantes, tales como el ágape y la Salvinia, entre otras. Llevadas por los ríos, estas plantas constituyen verdaderas islas flotantes, los camalotes.

Tras las inundaciones, la capa de lodo nutritivo permite el desarrollo de una rica vegetación de hierbas. La palmera carandá se sucede en extensas formaciones en las áreas en que las inundaciones dominan pero se secan durante el invierno, alternándose con los hormigueros de cupins, donde tiene inicio el paratudal. Los "paratudales", formados por los ipês roxos (Tabeuia, localmente llamada piúva), son típicos.
El Pantanal ofrece al visitante una variedad de paisajes abiertos poblados por grandes poblaciones de animales, cuya alimentación depende de la fase acuática. Son 690 especies de aves, casi 300 especies de peces, 95 de mamíferos, 40 de anfibios, 160 de reptiles, sin olvidar los insectos fundamentales para la supervivencia de los pájaros.

Entre los animales que podemos encontrar están: bancos de pitu y varias especies de cangrejo que poseen importancia económica indirecta: sirven de cebo para los pescadores. Entre los peces abundantes, están el corumbatá, el pacú, el cascudo, el pintado, el dourado, el jaú y las pirañas. Entre los que se alimentan de la vegetación acuática destacan las grandes poblaciones de capibaras, búfalos y los cágados. La ariranha , importante predador piscívoro, en otro tiempo abundante, ha sido casi exterminada por los cazadores. Un destino semejante puede llegar a tener el yacaré (caimán), diezmado por la caza ilegal de los últimos años.
Los yacarés (caimanes) tienen un importante papel en las aguas del Pantanal, donde funcionan como predadores "reguladores" de la fauna piscícola y, a veces, como agentes relevantes del reciclado de nutrientes. En los lugares donde hay muchos yacarés se encuentran pocas pirañas. Cuando los yacarés son diezmados por la caza indiscriminada de los vendedores de pieles, la población de pirañas agresivas aumenta en perjuicio de otras especies de peces.

Otro importante predador acuático y semiterrestre es la sucuri (tipo anaconda). Las serpientes son escasas en el Pantanal, principalmente en las áreas inundables. Pero hay serpientes de agua, jararacas y boipevaçu.
Las aves del Pantanal son una de las mayores atracciones del Pantanal. Reunidas en enormes concentraciones, explotan los recursos alimenticios acuáticos. El tuiuiú, la cabeça-seca y el colhereiro, además de las garzas biguás y los patos, son los más vistosos. Muchas especies hacen sus nidos en áreas comunes, sobre determinados árboles, conocidos como ninhais, que destacan en el paisaje del Pantanal. Acompañar a las aves al anochecer o al amanecer a los dormitorios a orillas de los ríos donde pasan las noches es un espectáculo admirable.

Son también aves típicas del Pantanal el aracuã-do-pantanal, la arara-azul, que está en peligro de extinción, el periquito de cabeza negra. El pequeño cardenal es un ave característica de este ecosistema. La enorme abundancia de aves de rapiña, especialmente el caracará reflejan la riqueza de presas animales.

También se concentran en gran número en el Pantanal animales típicos del cerrado atraídos por la abundancia de alimentos de las áreas inundadas. Son estas especies las que aparecen esparcidas en otras áreas del continente. Al cervo-do-pantanal, común en los ricos pastos húmedos, se le puede ver acompañado por dos especies más de ciervos del cerrado y por otros mamíferos, como el cachorro-vinagre, la anta, el caitetu, la paca, etc.

Entre los primates, destaca el macaco-prego. Cerdos de monte, descendientes de cerdos domesticados, proliferan también en medio de la densa vegetación del Pantanal. Así como la onza y otros felinos son atraídos por la abundancia de presas. El principal predador a orillas del agua es la onça pintada, junto a otros félidos y cánidos.

Los paisajes abiertos del Pantanal facilitan realizar el censo aéreo de las poblaciones de grandes vertebrados. Se estima, por ejemplo, que existen hoy 10 millones de yacarés, 600.000 capivaras, pero tan sólo 35.000 cervos-do-pantanal.

+ Patrimonios de la Humanidad: