Información y reservas
Tel. (0034) 91 521 79 28
L – S: 09:30 – 20:00

Te proponemos un viaje a tu medida
Todo para su viaje a Brasil

Islas Atlánticas brasileñas (reservas de Fernando de Noroña y Atolón de las Rocas – Pernambuco)

Inscrito en la Lista de Patrimonios de la Humanidad en el año 2001. Archipiélago volcánico brasileño perteneciente al estado de Pernambuco. Se encuentra en el Océano Atlántico, a 545 kms de Recife (Pernambuco), 710 kms de Fortaleza (capital de Ceará) y a 360 kms de Natal (capital de Rio Grande do Norte). El archipiélago tiene 26 kms2 y está formado por 21 islas de las cuales sólo está habitada la mayor de ellas, que lleva el mismo nombre que el archipiélago. El resto han sido declaradas Parque Nacional Marino por el gobierno del país, y por lo tanto está prohibida la presencia humana en ellas, salvo para fines de investigación científica.

Por su situación, este archipiélago fue uno de los primeros lugares del Nuevo Mundo en ser descubiertos por navegantes europeos en el Hemisferio Sur. En el mapa más antiguo de Brasil (planisferio de Cantino, de 1502) el archipiélago ya aparece con el nombre de Quaresma. El primer europeo que desembarcó en las islas fue AméricoVespucio, en 1503. Al año siguiente, el archipiélago fue donado al hidalgo Fernando de Loronha, quien financiara la expedición de Vespucio. Fernando de Noronha fue asediado por franceses e ingleses durante más de un siglo, y posteriormente por los holandeses a los que perteneció en 1629, arrendado por 25 años por Michel de Pavw (de ahí el nombre en holandés del archipiélago: Pavonia). En 1654, los holandeses perdieron Pernambuco a favor de Portugal, perteneciendo desde entonces a este país, hasta la independencia de Brasil.

En el siglo XVIII, Fernando de Noronha comenzó una etapa de mayor desarrollo, con el establecimiento de villas permanentes, sobresaliendo la Vila dos Remédios.

Por su situación estratégica ha servido de escala en numerosas ocasiones, una de las más nombradas fue la que hizo Charles Darwin con su famosa expedición, en 1832. En 1898, también sirvió de escala entre América y Arica, para el tendido telegráfico transoceánico, también sirvió de apoyo en las travesías de envíos postales entre Brasil y Francia, con los aeroplanos de Aéropostale. En 1938, la isla mayor fue transformada en presidio, aunque por corto tiempo, ya que al llegar la Segunda Guerra Mundial, en 1942, las edificaciones existentes fueron reformadas para albergar a los tres mil soldados que se instalaron allí, se construyó una segunda pista de aterrizaje, y fue instalado un equipo bélico con baterías antiaéreas, cuyos restos permanecen conservados para poder visitarlos en Vila dos Remédios. Al terminar la guerra, la categoría de Territorio Federal fue mantenida hasta 1988, cuando Noronha fue reintegrado al estado de Pernambuco.

En cambio el Atolón de las Rocas, ha tenido una historia sin tantos acontecimientos, en gran  parte debido a sus reducidas dimensiones. Su historia se limita a las menciones que han sido hechas en diversos registros cartográficos. En 1979, el Atolón de las Rocas, perteneciente al estado de Rio Grande do Norte, se transforma en la primera Resera Biológica Marina de Brasil.

Por sus muchas playas paradisíacas, flora y fauna riquísimas, y paisajes inigualables, Fernando de Noronha ocupa uno de los primeros lugares en la lista de los sitios más visitados y admirados por turistas brasileños e internacionales. El archipiélago de Fernando de Noronha está compuesto por 21 islas y abarca un área de 26 km². La isla principal, que lleva el mismo nombre y es la más grande de todas, mide 17 km2. El Parque Nacional Marino de Fernando de Noronha, designado Área de Protección Ambiental (APA) desde 1988, cubre aproximadamente 8 km² de esta isla. El parque tiene por objeto proteger la fauna, la flora y los demás recursos naturales, y abarca todas las otras islas del archipiélago, cubriendo una extensión total de 112,7 km² con perímetro de 60 kms. Con autorización previa del IBAMA (Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables), se pueden recorrer los cinco senderos bien trazados que cruzan el parque.

En Fernando de Noronha viven alrededor de 2200 personas. El turismo busca un equilibrio con el entorno y se realiza de forma sostenible, de modo que el hombre y la naturaleza interactúen equilibradamente en uno de los santuarios ecológicos más importantes del mundo. En la isla principal hay una buena infraestructura para recibir visitantes: agencia bancaria, comisaría de policía, correos, puesto de información turística, hospital, acceso a la Internet, destacamento de la policía militar, puerto, estación meteorológica, hoteles y hosterías.

La vegetación predominante en Fernando de Noronha está compuesta por especies típicas de la sabana nordestina brasileña, el agreste, que pierden sus hojas en la estación seca. Por lo general predominan los árboles en las áreas más altas y los arbustos en las más bajas. De marzo a junio, que es la estación más lluviosa, la vegetación se pone más exuberante.

En Fernando de Noronha hay una gran cantidad de piscinas naturales que permiten el contacto directo con la variada y exótica fauna marina de la región. Se pueden observar diferentes especies de: peces, esponjas, algas, moluscos y corales, entre los cuales el que predomina es el Montastrea cavernosa. En el mirador de la Baía dos Golfinhos, se pueden observar los delfines acróbatas en su ambiente natural, uno de los espectáculos más bonitos de la isla se produce diariamente: al nacer el sol, grupos de delfines de dirigen al interior de la bahía, un área de agua calma y protegida. Las tortugas marinas se prestan a observación a partir del mes de noviembre, agrupadas en la superficie del agua, mientras los machos adultos se disputan las hembras, lo que marca el comienzo del período de reproducción de la especie en el archipiélago. El Centro Nacional de Conservación y Manejo de las Tortugas Marinas, el famoso Proyecto TAMAR/IBAMA, protegen desde 1984 a las hembras, los huevos, los ambientes de reproducción y supervisa la población de los  quelonios. Estos animales están protegidos por un decreto que prohíbe capturar, pescar y molestar todas las especies de quelonios en aguas territoriales brasileñas. En el archipiélago hay otras especies endémicas, animales traídos por el hombre y animales migratorios.

El clima es tropical, la temperatura media es de 28º C. Hay dos estaciones bien definidas: una seca (de setiembre a marzo) y otra lluviosa (de abril a agosto). Las lluvias, por lo general chaparrones pasajeros, se intercalan con períodos de sol.

Para los visitantes se ha establecido un arancel en concepto de preservación del medio ambiente, la cantidad depende de los días de estancia.

Para el escritor Tomás Moro, creador del término utopía, Fernando de Noronha ha sido descrito en varias de sus narraciones como el lugar ideal para vivir esa utopía.

Visitas y actividades recomendadas:

Buceo en Fernando de Noroña:   el archipiélago de Fernando de Noronha es uno de los lugares más bellos del mundo para la para la práctica del buceo. El agua es cristalina, la visibilidad llega 50 m. y se pueden observar peces de diversas especies: rayas, tortugas, morenas, barracudas, delfines y tiburones, esponjas y algas, que circulan por las formaciones rocosas, arrecifes de coral y barcos naufragados.   

Aunque no se tenga práctica en buceo es posible experimentar la sensación de observar la fauna marina en su hábitat natural. A la orilla del mar, en las playas de Atalaia y Baía do Sancho y en las peceras naturales formadas por las piedras de la Baía dos Porcos, es posible ver peces de colores de diferentes especies. 

Principales sitios de buceo:        

Naufragios: a 64 m  de profundidad se encuentra la corveta Ipiranga, considerada el barco que se conserva más entero de los naufragados en aguas del Brasil. El carguero griego Eliane Estatatus está en la Baía de Santo Antônio, al lado del puerto, a 8 m. de profundidad, como se encuentra cerca del rompiente es posible llegar a nado.       

Laje Dois Irmãos: al lado de las rocas Dois Irmãos, frente a la Baía dos Porcos. Buceo entre 8 y 15 m. de profundidad.    

Cabeço do Sapata: paredón vertical que llega a más de 40 m. de profundidad.      

Iuais: planicie de corales a 23 m. de profundidad.  

Pedras Secas:conjunto rocoso que se extiende desde la superficie hasta 15 m. de profundidad. Excelente visibilidad.   

Ilha do Frade: buceo a 20 m. de profundidad como máximo. Frente a la playa de Atalaya.

Ilha do Meio:grutas y cavernas a 15 m. de profundidad.     

Pontal do Norte: inmensa roca que llega a 42 m. de profundidad.

Playas

Lo más espectacular de Fernando de Noronha es que todas las playas son preciosas y muy bien conservadas. El mar es azul verdoso e increíblemente transparente. En algunas playas también hay impresionantes formaciones rocosas. Las principales son:

Playas hacia mar abierto (Mar de Fora):

Praia do Leão:es una de las playas más bonitas del Brasil. Hay una escultura natural que parece un león marino y que le ha dado el nombre. Al frente está la piedra de la Viuvinha, un islote cubierto por nidos de pájaros. Cuando las olas rompen contra algunas formaciones rocosas, el agua se proyecta en chorros. Como es el principal desovadero de las tortugas marinas, permanece cerrada al público durante algunos meses del año (de enero a junio) desde la caída del sol hasta la mañana del día siguiente. 

Baía Sueste:tiene una característica poco común en islas oceánicas: el manglar. El mar es tranquilo. Hacia la izquierda se encuentran las ruinas del fuerte de São Joaquim de Sueste.

Atalaya: los arrecifes forman peceras naturales con una variadísima vida marina. El acceso a la playa está limitado a una pequeña cantidad de personas por día. Es necesario obtener un permiso en el centro de visitantes del parque nacional.   

Buraco da Raquel: piscinas naturales en las rocas. Es un lugar solo para contemplación, no está permitido bañarse.   

Playas hacia el continente (Mar de Dentro):

Baía de Santo Antônio: esta bahia forma un puerto natural en el que atracan pequeñas embarcaciones, incluidas las que se usan en los paseos turísticos. Allí se encuentran los restos de un barco naufragado que atrae a los aficionados al buceo.     

Praia do Cachorro:se encuentra al lado de la Fortaleza dos Remédios. Tiene arrecifes y oleaje tranquilo.    

Praia da Conceição:durante la marea alta es muy buena para la práctica del surf. Al bajar la marea, el mar es calmo y adecuado para bañarse Como es una playa extendida, es un excelente lugar para caminatas por la arena.     

Praia do Boldró:buenas olas para la práctica del surf durante la marea alta. En la escarpa se encuentran las ruinas del fuerte São Pedro do Boldró, que constituyen un excelente mirador.

Cacimba do Padre: una de las mejores playas de la isla, mide aproximadamente un km de largo. Durante el verano tiene olas que llegan a los 5 m de altura, excelentes para la práctica del surf. Está rodeada de vegetación natural.    

Baía dos Porcos:muchas rocas y poca arena. Las peceras naturales con peces de colores son la principal atracción. La práctica de buceo está prohibida. Al frente se encuentran dos grandes peñascos llamados Dois Irmãos. Desde la parte alta, donde se encuentran las ruinas del fuerte São João Batista, se contempla una vista impresionante del mar azul turquesa punteado por las rocas oscuras. Debido a este panorama único mucha gente considera que la Baía dos Porcos es la playa más bonita del Brasil. Se llega por un sendero.        

Baía do Sancho:compite en belleza con la vecina Baía dos Porcos. Es excelente para la práctica de buceo libre porque tiene buena visibilidad y una fauna marina diversificada a poca profundidad. Desde el acantilado se contempla una de las vistas más impresionantes de Noronha. Como es desovadero de tortugas marinas, permanece cerrada al público durante algunos meses del año (de enero a junio) desde la caída del sol hasta la mañana del día siguiente.

Otras actividades

  • Surf: la presencia de olas de 2 m. con picos de hasta 5 m. de altura, como las de la Laje da Cacimba, Boldró, Ruro y Abrás, hace que practicantes de surf de todo el mundo frecuenten estas playas, principalmente entre los meses de noviembre a abril.
  • Excursión en barco:es la atracción favorita de los turistas. Las embarcaciones navegan por el Mar de Dentro ofreciendo una visión increíble de las playas de Fernando de Noronha y de los islotes de los alrededores. A veces es posible ver los delfines nadando al lado del barco. En la Baía do Sancho se hace una pausa para la práctica de buceo libre. 
  • Excursiones en buggy:los vehículos más usados en Fernando de Noronha son los buggies descapotables. Se los usa como taxi o para hacer excursiones por la isla. Los conductores, por lo general habitantes locales, ejercen como guías y llevan a los visitantes a los lugares más hermosos y a los más recónditos.   
  • Observación de delfines: los delfines acróbatas pueden ser observados desde el mirador de la Bahia de los Delfines. Ese es el lugar en que los delfines se alimentan y reproducen. El mejor momento para observarlos es temprano en la mañana.

Otras visitas para contemplar los vestigios históricos: Vila dos Remédios, Vila da Quixaba, Parque de Sant'Ana y las ruinas de los Fuertes de São Pedro do Boldró, de Santo Antônio y de Nossa Senhora da Conceição.

+ Patrimonios de la Humanidad: